María, nuestra Madre y nuestra Guía

Madre_1Con este Título se invoca a la Virgen María en MATER CHRISTI desde los albores de su Fundación.

Bajo su Maternidad Divina, aquel puñado de jóvenes comenzó una andadura cargada de grandes ilusiones y propósitos.

Siempre se entendió que MATER CHRISTI le pertenecía a la Virgen y que Ella era la que tenía que marcar el camino a seguir. Ella tenía que ser la Guía que fuera marcando los pasos evangelizadores que iniciaba MATER CHRISTI.

Y así, una espiritualidad marcada por una sincera y honda devoción mariana, abría paso inmediatamente a una experiencia trinitaria en la que se mostraba y vivía una vida cristiana en torno a la Santísima Trinidad.

El gran Don que reciben las personas que se acercan a María, con sinceridad y sencillez de corazón, es el encuentro íntimo y profundo con su Hijo Jesucristo, que Ella misma les propiciará por los caminos íntimos y misteriosos de la vida interior.

María, no tiene ningún otro interés que seguir siendo la Madre celosa que propicie, en cada momento, el encuentro de sus hijos los hombres con su Hijo Jesucristo. Así fue siempre, lo es ahora y lo seguirá siendo hasta el fin del mundo.

Lo vemos en aquellos albores de la vida pública del Señor, cuando aún apenas había comenzado a reunir el grupo de los discípulos con los que formará la comunidad apostólica.

Es en aquella boda en Caná de Galilea, que nos relata el evangelio de San Juan, cap. 2, en la que se encuentran invitados Jesús con sus discípulos y también su Madre.

La Virgen, atenta siempre a las necesidades de los demás, se percata que está a punto de faltar el vino y, como consecuencia, las dificultades que surgirán en un momento tan delicado por algo tan significativo como es el vino en ese tipo de celebraciones de la época.

María, inmediatamente reacciona y piensa cómo solucionar aquel conflicto que se avecina.

Allí está su Hijo, que podrá remediar una situación potencialmente peligrosa en la convivencia de los recién casados y de sus respectivas familias, pero, además, ¿quiénes tendrán que actuar para la solución del problema?: Los criados. Pues allá va Ella para traerlos a la presencia de su Hijo Jesucristo, diciéndole: “no tienen vino”, para, seguidamente, ya dirigiéndose a los criados les manda: “haced lo que él os diga”.

Las objeciones de Jesús, en ese momento de gran necesidad, su Madre no parece atenderlas, no porque desprecie a su Hijo, sino, más bien, porque la urgencia tan grande que se deriva de la falta de vino, obliga a ir en auxilio de los novios y de las familias respectivas de éstos.

María, siempre estará atenta a las necesidades de sus hijos los hombres y acudirá continuamente a su Hijo Jesús para mostrárselas y reclamarle una solución, máxime si cualquier persona se acerca a Ella a pedirla esta asistencia maternal.

Por esto es fácil comprender lo que se apunta más arriba. María no tiene ningún otro interés con sus hijos los hombres que llevarlos al encuentro con su Hijo Jesucristo, para que viviendo intensamente el espíritu cristiano puedan entrar en el conocimiento y experiencia profunda de la Santísima Trinidad.

El Señor Jesucristo es el único mediador entre el hombre y el Padre Dios:

“Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”, dirá el Señor (Mt 11,27).

Y en otro momento tan crucial como es el de la última cena, indicará a sus discípulos:

“Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré de junto al Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí” (Jn 15,26).

Bien se puede concluir, por tanto, que aquel que toma a la Virgen María como Madre y Guía conseguirá vivir continuamente en los caminos acertados del Amor y de la Voluntad de Dios.

Sabrá acogerse a su maternidad cada día, con la seguridad cierta de que la Virgen va a velar por todas sus necesidades y cuidar de su alma y de su vida continuamente.

Igualmente, sabrá aceptarla como la Guía de su vida, le pedirá que guíe todos sus sentimientos, todos sus pensamientos, todas sus palabras y acciones, para que siempre sean del agrado de Dios, porque acertadamente vayan cumpliendo su santa Voluntad.

Y la Virgen María, nuestra Madre y nuestra Guía, aceptará con gran agrado esta disposición del hijo, de la hija, que acuden a Ella con esta simple pretensión: sentirse y vivir como hijos, para los que cuenta y mucho la Madre del Cielo; y, además, querer ser guiados a lo largo de esta jornada terrenal, de forma que todo vaya acorde a lo que es el seguimiento de Cristo, sin que las desviaciones propias del ser humano, de las distracciones y debilidades connaturales al hombre, puedan apartarles de una vida según el nombre cristiano y las exigencias que se derivan de tal título.

Tenemos interés de conocer más de esta advocación de la Virgen que la titula como María, nuestra Madre y nuestra Guía.

Para ello hemos pensado que la persona que mejor nos podría satisfacer este deseo es Emilio Castrillón Hernández, que como Fundador y Responsable General de MATER CHRISTI, es uno de los conocedores más profundos de esta devoción a la Virgen María como Madre y Guía.

virgen-mater-christi2¿Por qué esta advocación de María, nuestra Madre y nuestra Guía?

Desde los albores de la Institución MATER CHRISTI sentimos a la Virgen muy cercana. Tuvimos la certeza absoluta de su presencia maternal en aquel proyecto de vida, de consagración a Dios y de evangelización, que iba cuajando en aquella comunidad cristiana.

¿Cuál ha sido la experiencia en la vida ordinaria de tener a la Virgen e invocarla como María, nuestra Madre y nuestra Guía?

Desde los comienzos de la Institución, como ya he dicho, siempre pensamos que el nacimiento de MATER CHRISTI respondía a un deseo de la Virgen, porque Ella, como MADRE, quería que su preocupación por todos sus hijos, en particular y en este caso, sus hijos en situación marginal, se vieran evangelizados y atendidos por MATER CHRISTI.

Y así, hemos experimentado a lo largo del tiempo, cómo su Maternidad se hacía presente en todas nuestras actividades misioneras, siendo ejemplo vivo del cariño, paciencia, dulzura y constancia, en el trato con nuestros hermanos marginados, sus hijos predilectos.

Hemos experimentado de una forma constante lo que supone tener a María también como GUIA de nuestras vidas.

Nos ha mostrado los caminos de renuncia, para mejor cumplir la Voluntad de Dios. Nos ha llevado de su mano, para que, abiertos a la Gracia de Dios, pudiéramos avanzar por los caminos misioneros de la predicación de la Palabra de Dios.

Nos ha guiado, en fin, por el mejor camino posible en cada momento para que nos sintiéramos Hijos de Dios Padre, Hermanos de Dios Hijo, Instrumentos dóciles de Dios Espíritu Santo.

¿Qué abarca esa evangelización que se muestra como el eje de la vida y actividad de MATER CHRISTI?

A un nivel general en la misión de MATER CHRISTI es tan sencillo como ayudar a las personas marginadas a encontrase con el Señor Jesucristo. Cuando uno tiene que encontrase con alguien, primero necesita saber que existe y, luego, conocer de él lo más posible. Es, creo, lo que María, nuestra Madre y nuestra Guía, hizo en las Bodas de Caná.

Sabemos que MATER CHRISTI tiene como carisma la evangelización en el mundo marginal, ¿no contempla evangelizar en otros ámbitos?

Efectivamente, el carisma de MATER CHRISTI es la evangelización en los ambientes marginales, pero cuando un cristiano tiene conciencia de las exigencias de su bautismo, está abierto a dar razón de Cristo Resucitado en cualquier lugar y en cualquier momento, solo es necesario que la voluntad de Dios lo manifieste a través de las diferentes formas que hay para darse cuenta de que Dios te está pidiendo algo.

Pero sabemos que MATER CHRISTI organiza Ejercicios Espirituales, Ciclos de Conferencias, Retiros Espirituales, etc.

Así es. Desde hace bastantes años, prácticamente desde la Fundación, vengo dando Ejercicios, Conferencias, Retiros, Charlas..., tanto a los miembros de MATER CHRISTI como a personas o comunidades que no son de la Institución.

Acudo con mucho gusto a donde piden ejercicios, retiros, charlas, etc.De forma muy especial lo hago con gran agrado cuando me llaman de las comunidades de vida contemplativa, que vulgarmente se conocen como conventos de clausura, aunque, repito, también lo acepto con gusto cuando la llamada es de cualquier otra forma de vida consagrada, parroquia o movimiento apostólico de seglares.

Gracias Emilio por habernos ayudado a conocer un poco más esta hermosa advocación y por vuestra misión evangelizadora

QUIÉN Y CÓMO REALIZARON LA IMAGEN DE MARIA, NUESTRA MADRE Y NUESTRA GUÍA.

escultorPara realizar la Imagen de María, nuestra Madre y nuestra Guía, en MATER CHRISTI estuvimos buscando quién podría plasmar la idea que teníamos, de lo que representaba esta advocación de la Virgen María para la Institución.

Después de pasado un tiempo de búsqueda y de oración, como suele pasar con estas cosas de una importancia grande, se tuvo conocimiento de que en TUDANCA, Técnica y Arte, nos la podrían hacer.

Se mantuvieron los primeros contactos, visitamos el Taller, y vimos enseguida que los Hermanos Tudanca, Emilio y Javier, captaban perfectamente las ideas generales de lo que en MATER CHRISTI se vive en torno a María, como Madre y Guía de cada uno de sus miembros y de la propia Institución en su misión evangelizadora.
Por ello queremos presentaros a los artífices de la que para nosotros es esta maravillosa Imagen de María, nuestra Madre y nuestra Guía

En un diálogo con los Hermanos Emilio y Javier Tudanca nos han ido explicando lo que es su Taller de Arte, cómo trabajan en general todo el arte religioso, cómo realizaron la Obra de la Virgen que les encargamos, etc., etc.

Les dejamos que tomen la palabra y ahí queda lo que nos han contado.

IMAGINERIA A LA VIEJA USANZA

Virgen01MATER CHRISTI, nos brinda la oportunidad de dar a conocer las características de nuestro Taller, y nos pide que expliquemos en “al margen” la manera en que realizamos la imagen de su Virgen, de María, nuestra Madre y nuestra Guía.

En el año 2004 nuestro Taller cumplió 75 años de existencia, de trabajo continuado ya de cuatro generaciones que han mantenido con cariño, pero, también y sobre todo, con orgullo, una tradición de Imagineros que han venido realizando infinidad de obras que incluso se pierden por toda la geografía nacional y en varios puntos del extranjero, de una forma particular en Hispanoamérica.

Nuestra aportación actual al bagaje profesional de la familia ha sido intentar mantener y reforzar los procedimientos y técnicas de los antiguos maestros, por eso hemos dedicado buena parte de nuestro tiempo a investigar procesos y materiales que, por desgracia, empiezan a desaparecer.

Virgen02Este conocimiento nos ha permitido acometer, entre otras cosas, restauraciones con una razonable simplicidad, apoyada en nuestro gran conocimiento de las diferentes técnicas utilizadas, haciendo asequible el mantenimiento de nuestro magnífico patrimonio artístico.

En el Taller realizamos también, íntegramente, cualquier obra de nuevo diseño relacionada con el arte religioso, dentro de un diseño personalizado y acorde a las diferentes necesidades que se nos presentan.
La creación de la imagen de la Virgen para MATER CHRISTI, cumplió “los protocolos” que desde tiempo inmemorial han utilizado “los imagineros” en el momento de acometer la realización de una nueva escultura para el culto.

Parece que para poder explicar estos matices deberíamos definir lo que significa el apelativo “imaginero”, escogiendo entre otras descripciones quizás la más romántica que define este oficio como “el artista que imagina su obra”.

Es decir, que al no necesitar un modelo físico, entre otras razones porque no existe, el Imaginero puede dejar correr libremente su imaginación o sus sentimientos, o quizás, ambos al mismo tiempo.
Es difícil, en un mundo en que los cánones de consumo están muy definidos y la sociedad promueve e idealiza el “pret a porter”, es decir, que los productos estén preparados para llevar en el momento y puedan, incluso, devolverse si no nos gustan después de probarlos, que alguien decida buscar un “imaginador de sentimientos” para dar forma a su sueño.

Virgen03Eso es lo que hicieron nuestros amigos de MATER CHRISTI, y de lo primero que les oímos comentar, fue la cantidad de tiempo que andaban buscando a alguien que pudiera realizar la Imagen que ellos sentían.

Desde ese momento intentamos plasmarla en barro ...
Es entonces cuando los sentimientos ajenos se mezclan con los del artista, y esa unión, cuando es generosa, enriquece más la obra.

Durante la realización no hubo prácticamente cambios, fue un entendimiento total desde el principio, y la confianza y el apoyo que recibimos favorecieron extraordinariamente la conclusión del proyecto.

El resto podemos calificarla como una recreación de amistad: el paso a madera, la policromía..., todo era una justificación para cambiar impresiones y disfrutar de la obra.

Ahora, que la idea imaginada ya es una realidad, se produce, de nuevo, el extraño misterio de nuestro trabajo. Cualquier artista que realiza una obra la considera suya para el resto de sus días, en cambio el Imaginero pierde ese sentimiento el día que alguien, con fervor, se arrodilla a rezarla.

Virgen04Así nos ha pasado a nosotros una vez colocada la Imagen en su altar y todos los Miembros de MATER CHRISTI la han tomado como lo que es: María, nuestra Madre y nuestra Guía, aunque para todos nos la ofrezcan como lo que es también: María, nuestra Madre y nuestra Guía

Agradecidos por haber tenido la dicha de ser los Imagineros de María, nuestra Madre y nuestra Guía, invitamos a todos los amables visitantes de esta página web a conocernos en http://www.tudanca.com o mediante el contacto personal en:

TUDANCA, TECNICA Y ARTE

Fresadora, 28 Polígono Industrial Santa Ana

28529 RIVAS-VACIAMADRID (Madrid)

Tel.: 91 301 25 71

e-mail: tudanca@tudanca.com